Desde Chapultepec||Joatam de Basabe

De los muertos de Baja California

Imagina el teatro universitario y de los periodistas “Benito Juárez”, en Ensenada, mismo que según el Sistema de Información Cultural tiene 407 butacas. Visualízalo a su máxima capacidad, lleno de mujeres y hombres, además de un policía en el escenario. Algunas de estas personas están en plena juventud, otras son adultas y también hay de la tercera edad. Una mujer está embarazada.

Ahora imagina que todas estas personas están muertas. Algunas baleadas, otras quemadas, varias murieron apuñaladas y unas estranguladas. Además te das cuenta que los pasillos del teatro, los baños, la recepción y los camerinos están atestados con cientos de personas lesionadas, entre ellas, una niña de 12 años, que fue baleada por su padrastro, luego de matar a su hermana y dispararle también a su madre.

Ese fue el saldo que dejó el 2020 en Ensenada. Según las cifras oficiales de la Fiscalía General del Estado se registraron 408 asesinatos en este municipio y 600 personas fueron lesionadas de manera dolosa, ya sea con armas de fuego, con armas blancas o cualquier otra modalidad.

Baja California lleva un lustro inmersa en una guerra que no termina. Fue durante la segunda mitad de 2016 cuando se comenzó a registrar un alza significativa en el índice de homicidios en esta entidad. Tan sólo de ese año a la fecha suman alrededor de 13 mil asesinatos, suficientes para llenar cuatro y media veces el auditorio de los Zonkeys de Tijuana.

De 2006 a 2016 Ensenada registró un promedio de 52 asesinatos por año, es decir, equivalente a uno por semana. Esto a pesar de que en 2016 ya se registraban 20 víctimas más que en 2015, año en que hubo 48 homicidios y que contó con un par de meses en que no se registró ninguno. Y hubo años que registraron aún menos, como el 2009 con sólo 37, dando un promedio de tres por mes.

En cambio, de 2017 a 2020 se registró un promedio de 283 asesinatos por año en Ensenada, lo que representa un incremento del 444 por ciento, con respecto al promedio de los 52 que se registraron de 2006 a 2016. Para dimensionar, hoy en día se cometen más asesinatos en un solo mes que en un año como 2009, 2011, 2013 o 2015. El mes más violento que hemos tenido ha sido septiembre de 2020 con 52 víctimas.

El promedio de asesinatos por año en Baja California, de 2017 a 2020, fue de 2 mil 829, es decir, alrededor de 8 personas por día. En los últimos 15 años han sido asesinadas alrededor de 20 mil personas en esta entidad, tan sólo según las cifras oficiales, suficientes para llenar a tope el Estadio Olímpico Benito Juárez. Más del doble de los habitantes que hay en la delegación El Sauzal. Eso sin contar a todas las personas que permanecen en calidad de desaparecidas o no localizadas.

El alcalde de Ensenada, Armando Ayala Robles, dijo hace unos días que los homicidios “son del orden federal” (sic) y que por eso no le corresponde atender ese problema, lo cual de entrada es mentira, ya que dichos delitos son del fuero común y recaen en la Fiscalía General del Estado, pero digamos que en efecto, la labor del ayuntamiento debe de ser más bien la prevención.

En ese contexto sería importante reflexionar: por qué después de tantas detenciones de presuntos sicarios, en vez de bajar los homicidios, han incrementado (hubo un alza del 50 por ciento en Ensenada, de 2019 a 2020). Qué se está haciendo en cuestión de prevención para que a futuro disminuyan los delitos de alto impacto. Y la pregunta a los que aspiran a gobernar el estado y sus municipios: ¿están conscientes de la responsabilidad que van a adquirir en caso de ganar, y tienen realmente un plan para poner fin a la ola de violencia? Se las dejo de tarea.

*Joatam de Basabe es comunicólogo y periodista, con más de una década de trayectoria en los medios de comunicación (radio, periódico, televisión e Internet). Actualmente es secretario de la Asociación de Periodistas de Ensenada y reportero de Televisa Californias.

 

Comentarios
Cargando..
Abrir chat